Grifería

Grifos de ducha termostáticos vs. monomando: ¿cuál elegir?

Grifos de ducha termostáticos y grifos de ducha monomando.
Grifo de ducha monomando
  • Tienen un funcionamiento intuitivo. Como ves, no hay mucha ciencia para maniobrar uno de estos grifos de ducha. Además, son muy ergonómicos, porque necesitarás muy pocos movimientos de muñeca para regular el caudal y la temperatura del agua.
  • Ocupan menos espacio. Son más pequeños que otros tipos de grifo, por lo que pueden ser una buena idea para instalar si tienes un baño de dimensiones reducidas.
  • Son muy modernos. Los grifos de monomando tienen diseños a tono con las últimas tendencias en diseño de grifería. Su estética sencilla aporta elegancia al ambiente.
  • Cuidan el medioambiente. Una ducha de 5 minutos puede gastar hasta más de 100 litros de agua. Esto quiere decir que cada segundo que fluye el agua es de vital importancia. Con un grifo monomando, puedes regular el caudal con solo un movimiento, haciendo que sea más sencillo ahorrar agua, consiguiendo un baño sostenible.
Grifos de ducha termostáticos.
  • Son más seguros. Un estudio reciente indicó que varios grifos y duchas suministraban agua a temperaturas capaces de causar quemaduras. Los grifos termostáticos tienen la capacidad de cortar la temperatura del agua a 38° C, que es la recomendada. Esto permite prevenir accidentes en el baño.
  • Control preciso de la temperatura. Además de evitar quemaduras, podemos precisar exactamente la temperatura a la que queremos nuestra ducha gracias a la forma del grifo, haciendo que la experiencia de baño sea mucho más placentera.
  • Adaptabilidad. Los grifos de ducha termostáticos suelen estar equipados con controles de temperatura precisos, lo que los hace ideales para hogares con múltiples usuarios. Cada persona puede ajustar la temperatura a su preferencia.

Bibliografía

  • Hartley, D., McCarthy, A., & Greenwood, J. E. (2011). Water Temperature From Hot Water Outlets in a Major Public Hospital: How Hot is Our Water? Eplasty, 11, e49. https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3236657

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *